Cambio de clima, cambio de clóset: aquí 10 consejos para hacerlo

129427786_0_18a68d_cd7e2349_orig

El verano ya quedó en el pasado y por ello es importante que hagamos una revolución en nuestro armario, ya que los shorts, las camisas manga cortas y las sandalias ya no serán imprescindibles.

Para hacerlo de una manera correcta, acudimos a Paula Balansky, asesora de imagen y personal shopper, amiga de la casa. De arranque ella nos indica: “Si uno no es maniático de la limpieza o no tiene tiempo para hacerlo, digamos, una vez cada dos semanas; cuando hagamos el cambio de temporada es un buen momento para sacar todo y poder dar mantenimiento al clóset. Es indispensable tenerlo fresco y súper limpio”.

Aquí sus 10 recomendaciones al momento de hacer el cambio:

-Lo primero que hay que hacer es revisar la ropa de verano. Tal vez nos damos cuenta que algunas prendas están muy gastadas y no durarán un año más o ya no nos gustarán en 2018.

-Luego que decidimos qué es lo que se va a quedar, hay que revisar si a esas prendas les falta un botón, tienen alguna mancha, hay que reparar una basta, etc. Cuando hagamos todo esto ya podremos guardarlas.

-Las prendas de verano de colores claros, como blanco y beige, hay que protegerlas adecuadamente para que no se percudan o adquieran manchas que son difíciles de sacar. Para eso hay que envolverlas en fundas especiales. Paula recomienda los artículos T.Organiiza.

-La ropa de baño merece un cuidado especial. Debe estar libre de cloro y agua de mar, porque sino los elásticos se pudren. Hay que lavar con bastante agua templada (Cuidado: la temperatura alta puede dañarla) y usar un producto para ropa delicada.

-Los sacos y las casacas de cuero hay que sacudirlas fuerte para que retomen su forma, se suelten y boten humedad acumulada. Si tienen olor a ropa guardada, hay que ventilarlas en un lugar fresco. También habrán algunas prendas que tendremos que volver a lavar para que recuperen la frescura.

-Para sacar buen provecho a los espacios del clóset, hay que mirar qué prendas son para doblar y cuáles son para colgar. Usar los espacios de techo a piso para las prendas más largas y colgar los sacos, camisas y pantalones en barras paralelas para aprovechar la doble altura. También se pueden poner perchas en la parte interna de las puertas y paredes del clóset para colgar correas y carteras. Poner zapateras verticales en el piso para ganar espacio.

-No usemos colgadores de fierro delgado porque marcan la ropa.

-No hagamos compras sin antes revisar la ropa de invierno que guardamos el año anterior. Puede ser que no se hayan conservado bien y tengamos que reemplazarla, como los tops blancos o negros.

-Siempre es bueno en cada temporada agregar una prenda que esté de moda para sentirnos renovados y vernos actuales, que es un mensaje importante que uno debe enviar.

El más importante: Hacer una reflexión sincera de lo que sí vamos a usar y las cosas que no, porque no hay nada más frustrante que tener un clóset lleno de ropa y sentir que no tenemos nada. Los espacios libres envigorizan a las personas, las hacen sentir más ligeras y son mucho más productivos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *